Sabor italiano en la Roma Norte

el
A unos pasos del Jardín Alexander Pushkin se encuentra Purveyor 46, una casona remodelada con cinco diferentes espacios gastronómicos. Caminando hasta el final del pasillo, nos recibe una leyenda: il cuore della famiglia.
Nos invitaron a probar Luigia, la oferta italiana en Purveyor 46. Abierto desde finales del año pasado, Luigia es parte del Grupo D’Amico. Sí, los mismos de D’Amico Ristorante en Polanco. Luigia, sin embargo, es claramente la propuesta más moderna del grupo.
Mezcal Verde
Mezcal Verde, una delicia con kiwi, pepino y miel de agave
Cuando vamos a comer a un nuevo restaurante italiano, la primera duda que surge es qué podríamos encontrar interesante que no hayamos probado en cualquier otro lugar del estilo. A menos de que sea una propuesta experimental, sabemos lo que nos vamos a encontrar: pasta, pizza, quizá pollo a la parmesana, una pesca del día, y algunas especialidades con tortellinis o carpaccio.
A menos de que un lugar apueste por lo experimental, su carta fuerte para diferenciarse es que sea bueno. Muy bueno. Que la preparación de un platillo sobresalga de toda la oferta italiana con la que te puedes encontrar, para que pueda ganarse un lugar en tu corazón, y en tu estómago.
pizza de prosciutto con arúgula
Un clásico: pizza de prosciutto con arúgula
Amigos gordos: Luigia lo tiene. Póngalo en su lista, porque es un lugar que vale la pena conocer. Recorrimos la carta de las ensaladas a los postres, y tenemos algunas recomendaciones que tienen que probar.
arancini
Para abrir el apetito: arancini
Para abrir apetito, la ensalada a la parrilla. No se van a sorprender con la presentación, es un plato relativamente sencillo, pero en sabor no nos queda a deber. Mezcla de lechugas con zanahoria y calabacita ligeramente tostadas, y aderezo de finas hierbas. Normalmente no nos emocionamos con las ensaladas, pero no podíamos soltar este plato.
El arancini está interesante, con un arroz más parecido al de una paella que al del risotto que normalmente lleva este plato. Entre las especialidades, la pasta in crosta es una curiosa mezcla marinara cubierta de masa de pizza.
pasta in crosta
Pasta in crosta
Siempre que vamos a comer a un lugar, pedimos que nos lleven su mejor plato: el que más se venda, y del que estén más orgullosos. Así conocimos a la estrella de esa noche: la pizza de prosciutto con arúgula. Con una masa suave, delgada y tan inflada que parece que en cualquier momento se levanta de la mesa, este podría ser el plato por el que regresarían a Luigia una y otra vez.
Para cerrar, el tiramisú de pistache es una buena variante de este postre. No es para volverse locos si lo suyo es el tiramisú tradicional, pero sin duda vale la pena probarlo. La crema de café le da un gran toque.
tiramisú de pistache
Tiramisú de pistache
El espacio es cómodo, lo suficientemente informal para ir por una comida relajada en fin de semana; pero moderno y con estilo, como para una cita de viernes por la noche o cocteles con amigos.
Hablando de cocteles, tiene una carta pequeña pero cumplidora. No dejen de pedir el Mezcal Verde, una delicia con kiwi, pepino y miel de agave. O pregunten por los cocteles que no están en carta, como el Lucía, una mezcla de frutos rojos macerados sin alcohol.
El ticket promedio está entre $300-$400 por cena y postre, $500-$600 si piden coctelería.
Fotos y texto por: Alan Peralta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s