Torta de tamal o guajolota.

Texto: Felipe Rubio Fotos: Instagram #Guajolota

 

No hay argumento en una torta de tamal que siquiera nos insinúe cómo es que se le asignó este nombre. No tiene pavo, no tiene forma de guajolote, ni nada…

Hay dos sugerencias, ambas sumamente improbables, aunque una más legendaria.

La primera cuenta que originalmente estas tortas se hacían con un pan al que se le conocía como guajolote. Pero esta explicación suscita más preguntas. ¿Qué fue de ese pan? Aparentemente habría sido un pan similar al bolillo o la telera pero ¿por qué se le conocía con este nombre?

Screenshot_2017-03-07-18-10-38

La segunda, tiene una historia nutrida, con algunas notas de credibilidad. Parece que este es un antojito es originario de Hidalgo. De hecho, sus habitantes son quienes más defienden la ortodoxia en cuanto al léxico y ejecución. Pues ellos le dicen guajolote y no “guajolota”, y algunos afirman que un auténtico guajolote lleva el tamal frito dentro del pan. Esto me inclina a pensar, que si existe algún origen fiel de por qué se le dice de esta manera, tendría que ser dentro del ámbito de dicho estado.

Ya dentro de este terreno, el hidalguense, se cuenta una leyenda de no más de un siglo. Era el tiempo en que se introducía el servicio eléctrico en Tulancingo y el 24 de diciembre unos técnicos de luz se quedaron ahí, sin poder ir a cenar con sus familias. Lo único que encontraron abierto en la ciudad fue el puesto de una señora, quien trató de entregarles la comida más generosa que pudo con lo que tenía a la mano, y que les funcionara como cena de Nochebuena, aparentemente lo que preparó fue un tamal frito dentro de un pan y, al verse cenando esto en aquella fecha, dijeron que para ellos eso era su “guajolote” de navidad.

Screenshot_2017-03-07-18-07-10.jpeg

Es creíble, y me lo imagino animado en un capítulo de Cantiflas Show, pero deja preguntas importantes. Cómo se desarrolló este concepto a a partir de este suceso, cómo viajo al la Ciudad de México ¿Será que uno de estos técnicos adoptó esa forma de comer tamal en su propia casa? ¿Será que la Señora tomó prestado el nombre que los técnicos le dieron a su creación? El origen de este concepto es muy borroso, pero como bien apunta Alicia Concha, evidentemente las aves proveen de un variado catálogo de nombres a creaciones ambiguas que se relaciona con el pan: guajolotes y guajolotes; guacamayas, tecolotes (de Sanborn’s); Pingüinos Marinela ¿quién se va animar a crear el colibrí?

Screenshot_2017-03-07-18-06-37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s